COVID-19: El 31% de los españoles no pospondrá sus decisiones de compra

La pandemia provocada por el COVID-19 está retrasando las decisiones de gasto de los consumidores en nuestro país. Sin embargo, el 31% de los españoles no piensa posponer ninguna decisión de compra importante –un 3% más que los países encuestados- y el 44% no descarta realizarlas, aunque las están aplazando hasta que comencemos a superar esta situación o el virus esté totalmente controlado.

Por otra parte, un 11% esperará a que la crisis sanitaria se resuelva en todo el mundo, según un informe elaborado por el Departamento de Consumer Insights & Strategy de dentsu X.

 

Se retrasan las decisiones de las vacaciones

La economía española, al estar más basada en el sector servicios, se está viendo especialmente afectada. Los ciudadanos viven una época de incertidumbre sin precedentes, con unas características muy distintas, por ejemplo, respecto a la pasada crisis o a un período de guerra.

En este entorno, las decisiones respecto a las vacaciones son las más afectadas en cuanto al momento de la adquisición: un 38% de los españoles ha decidido retrasar su contratación. En el polo opuesto encontramos otras categorías, como es el caso del sector Seguros, donde la renovación de pólizas solo se pospondrá en un 6% de los casos.

Expectativas sobre la economía

Aunque todavía no conocemos el impacto real del COVID-19 en la economía española, que va a verse agravado por el cese de actividades no esenciales ordenado por el Gobierno hasta el 9 de abril, las expectativas en las finanzas personales de los españoles antes de esta decisión ya se habían evaluado: un 36% de los encuestados afirmaba que no habría impacto en sus finanzas o que este sería muy pequeño, frente al 46% que estimaba que su situación económica se vería notablemente afectada.

Respecto a los datos del total de países encuestados, los españoles tenían unas expectativas bastante más negativas, ya que globalmente el 47% de las personas declaraba que esta situación tendría un impacto económico bajo.

Pesimista es también la percepción de los españoles con respecto al impacto mundial que va a dejar el COVID-19: un 54% considera que será muy negativo pese a que muchos analistas aseguran que los efectos del virus serán mucho más moderados que los de la recesión mundial de hace algunos años.

Respecto a las expectativas para la economía española, los encuestados tienen una previsión mucho peor: el 40% considera que el impacto será dramático y el 43% que tendrá un gran impacto, mientras que en el total de países solo un 29% de la población lo cree así. En España hay un 6% de personas que piensan, de forma optimista, que el impacto será leve, mientras que la media países es del 20%.

China, la referencia

Según el Banco de España, el impacto del coronavirus en la economía española va a ser pronunciado pero transitorio, recuperando los puestos de trabajo que están siendo reducidos o suspendidos temporalmente.

Si bien los españoles tienen una actitud menos positiva ante la próxima situación económica, resulta interesante comprobar cómo en China, país que está a punto de superar las dificultades, ven las cosas desde una perspectiva diferente: un 45% de la población ya no está preocupada por el COVID-19 y un 70% se siente muy optimista respecto a la victoria definitiva sobre este virus.

En este sentido, un 56% de los encuestados en España confiesa estar preocupado, pero casi el 50% se considera optimista en superar con éxito este reto. Analizar estos resultados en las semanas más difíciles de la lucha contra el virus es, cuando menos, esperanzador.